miércoles, 26 de enero de 2011

Cañada Real

Foto Ignacio Gil de la serie Cañada Real

El presente es un arma cargada de injusticia,
de balas predestinadas,
de heridas genéticas,
de dolores consentidos.
El arma es el presente
y la derrota.

domingo, 23 de enero de 2011

Salmo. La silla eléctrica







Alzate, ¡oh Yavé! Sálvame, ¡Dios mío!
Tú hieres en la mejilla a todos mis enemigos,
tú rompes los dientes a los impíos.
(Salmo III, 8)
Tengo el privilegio inesperado
de morir como dictador ovíparo:
anciano, herido, cansado y sentado.
Tengo el privilegio inesperado
de conocer mi lugar, fecha y hora:
mi muerte será un ritual riguroso.

Todos se reunirán ante mí:
temerán,
rezarán,
adorarán,
todos se quedarán helados ante mí.
Todos pendientes de mi último gesto
observando mis manos ya sin sangre,
mis ojos de frío cadavérico,
mi boca con saliva infectada.

Mi muerte será un ritual riguroso:
una sala antiséptica,
dos funcionarios sin rostro,
una única bombilla.
Seré atado al trono de los demonios:
la luz purificará mi alma,
arderé para saciar a los puros.
Mis culpas se limpiaran
cometiendo mi más perfecto crimen:
una mueca desencajada
ante todos sedientos de mi sangre.

Publicado en Salamadria nº 15, revista editada por Ana Santos y Pedro J. Miguel

jueves, 20 de enero de 2011

De las mujeres y los pájaros


Lugares donde no debías estar. Límites que no tenías que traspasar. Palabras que no podías decir. Cosas que no te pertenecían. Normas que no podías adivinar. Que cambiaban cuando ya te habías ajustado a la última de ellas. Es difícil defenderte a ti mismo cuando apenas has respirado sin pedir permiso. Resulta más fácil imitar el vuelo de un pájaro que ser un pájaro.

domingo, 16 de enero de 2011

La imperfecta lectora






Forzoso es que, como la experiencia lo enseña, pues no tienen saber para los negocios de substancia, traten, saliendo, de poquedades y menudencias, y forzoso es que, pues no son para las cosas de seso y de peso, se ocupen en lo que es perdido y liviano; y forzoso es que, pues no es de su oficio ni natural hacer lo que pide, valor, hagan el oficio contrario.

Fray Luis de León, La perfecta casada
Imagen: El lector malherido

miércoles, 12 de enero de 2011

Rita Hayworth



Adoro como creyente la perfección de tus gestos,
tus ondas brillantes y espumosas,
tus rayos sabios, penetrantes.
Tú, diosa del amor, eres la heroína de todos los poemas decadentistas,
eres la encarnación de la belleza afrodisíaca.

Sin embargo, me aterra pensar,
que tus pasos no eran los de la firme Gilda.
Madre irlandesa, Nueva York, padre español,
demasiado racial, baile, canción,
cirugía estética, dolor, Los Angeles,
más frente, más pico de viuda...
Te convertiste en la musa perfecta.

Yo aún sigo cantando en The Caliente Club,
no conozco a Winfield Sheenan,
aún soy Rita Cansino,
no amé a Orson Wells
ni soy princesa,
aún no he tenido 5 maridos y 1000 amantes.

Pero sueño,
sueño irrefrenablemente con decir
(después de un terrible gesto inmortal)
“Sí, soy yo”
y ser tú, ser tu cuerpo abrasador,
ser tu fuerza contenida,
ser tu elegancia inquebrantable.

Sin embargo me aterra pensar
que tus pasos no eran los de la firme Gilda.
Margarita Carmen Dolores Cansino:
es lo más parecido a mí que te encuentro:
en 1987, olvidada de todos y de ti misma.

Publicado en Quebrados, nº 1,

lunes, 10 de enero de 2011

Maternidad 2.0


Rineke Dijkstra, de la serie New Mothers

Es posible que mañana
los bebés nazcan wireless,
desembarazados de cordón umbilical,
desatendiendo ruegos y caricias.

Puede que las madres comprendan
que nacer es un desprendimiento.

sábado, 8 de enero de 2011

Buenos propósitos

La poesía es certeza. A veces, clarividencia. A veces, absoluta ceguera. La poesía es intensidad. No resiste el anticlímax. No tolera la perífrasis. La poesía no es palabra. La palabra sólo es el instrumento. No existe el lenguaje poético. No hay palabras tabú para el poema. La poesía crea. La poesía destruye. La poesía conceptualiza el mundo. La poesía permite confundirse. Mirar y ser mirado. Buscar dentro y encontrar fuera. Hallar dentro y perder fuera. La vida es su materia. La literatura, su material. Lo bello ocupa tanto espacio como lo horrible. La poesía no cambiará al mundo. El silencio es inseparable de la poesía.

A pesar de los firmes propósitos, una poética no suele responder a los verdaderos logros de quién la escribe.