viernes, 8 de mayo de 2015

Amar la herida

                  III

Las niñas eras hemosas.
Aunque no lo fueran.

Nosotras nos mordíamos la boca para provocar
    la llaga.
nos abríamos las rodillas y después
arrancábamos la costra, mostrábamos
el hueso a las niñas.

Las obligábamos a mirar.

Nunca quisimos la cura.


Carmen Juan, Amar la herida, La Bella Varsovia




 Flashdance by Sadrine Pelletier

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada